Select language
  • es
  • en

Sistemas de sonorización: características y aplicaciones

Sistemas de sonorización LDA Audio Tech

Sistemas de sonorización: características y aplicaciones

El sonido está siempre presente en nuestras vidas, desde el hogar hasta los recintos públicos donde realizamos cualquier actividad cotidiana: centros comerciales, aeropuertos, hospitales, plazas, parques, etc. Para conseguir que llegue de la mejor manera a nuestros oídos, se usan los sistemas de sonorización. Vamos a contarte qué son y cuáles son sus características.

Las instalaciones electroacústicas como las de megafonía y evacuación por voz están presentes en espacios abiertos y cerrados para garantizar una buena calidad del sonido y que los mensajes sean inteligibles. El objetivo es proporcionar un nivel sonoro adecuado.

Funciones de los sistemas de sonorización

El sistema de sonorización permite:

  • Reforzar la señal acústica, particularmente en espacios grandes donde el sonido directo suele resultar insuficiente y se necesita reforzar la fuente sonora o bien en lugares donde el ruido ambiente es muy elevado.
  • Distribuir el sonido en diferentes zonas, es decir, en recintos distintos a aquel donde se encuentra la fuente sonora.
  • Distribuir señales de alarma y avisos en instalaciones de seguridad que cuentan con un sistema avanzado de megafonía y evacuación por voz para poder emitir mensajes y señales acústicas en situaciones de emergencia.
¿Quieres saber más sobre aspectos técnicos? Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nuestros artículos

Componentes de las instalaciones electroacústicas

En los sistemas de sonorización, las instalaciones electroacústicas están formadas por cuatro elementos principales: la fuente de sonido, la matriz de audio, los amplificadores y los altavoces.

La fuente de sonido puede ser un micrófono o un reproductor de música. En el caso de los sistemas de megafonía y alarma por voz, suelen contar con un gestor de mensajes que reproduce de manera independiente mensajes pregrabados en formatos de audio universales (como MP3 o WAV). Esto permite almacenar mensajes de distinto tipo, desde anuncios comerciales hasta mensajes de aviso y evacuación, y emitirlos en momentos determinados (manualmente o de manera programada, de forma directa o remota) según lo avanzado de su tecnología.

Por ejemplo, los sistemas de megafonía y alarma por voz EN 54 de LDA Audio Tech ofrecen distintas funcionalidades según las necesidades del recinto. Gracias a su software específico SIME se pueden programar distintas áreas y contenidos a distribuir en cada momento, que pueden gestionarse además de manera remota fácilmente.

En cuanto a la matriz de audio, controla las señales que llegan de la fuente antes de que lleguen a la etapa de amplificación con distintas funciones:

  • Funciones de audio: asignar entradas y salidas, procesado dinámico, ecualización de la señal, etc.
  • Funciones de control remoto: desde pupitres microfónicos, desde ordenadores, a través de la red Ethernet TCP/IP, contactos de entrada y salida programables, etc.
  • Reproducción de mensajes, si cuenta con capacidad de almacenamiento de audio digital.

 

Distribución de los altavoces

Ubicar los altavoces correctamente en el espacio a sonorizar es fundamental para conseguir nuestros fines, es decir, reforzar o distribuir adecuadamente la señal de audio. Existen tres tipos de instalaciones según cómo se coloquen sus altavoces:

  • Sistema centralizado o concentrado, que consta de un solo altavoz desde el que se emite todo el sonido. También hablamos de sistema concentrado cuando hay varios altavoces ubicados muy juntos, ya que emiten desde un mismo punto para todo el recinto.
  • Sistema zonal, que está conformado por varios sistemas centralizados que van sonorizando diferentes áreas de la instalación.
  • Sistema distribuido, donde los altavoces se reparten uniformemente por toda la instalación de manera que la distancia entre ellos sea mayor que la longitud de onda de sus señales.

Cuando se desea sonorizar un espacio abierto se recurre a sistemas centralizados o zonales, utilizando altavoces tipo bocina que proporcionan alta directividad y sensibilidad. En el caso de los sistemas zonales, pueden ser lineales (para áreas largas y estrechas) o espaciales (para superficies más grandes y amplias).

Si trabajamos en un espacio cerrado, se optará por un sistema concentrado o bien distribuido. En el primer caso, utilizaremos columnas acústicas que se orientan hacia el oyente más alejado para así garantizar una cobertura óptima. Los sistemas distribuidos implican repartir los altavoces por todo el recinto y proporcionan un nivel sonoro homogéneo.

¿Quieres más información o asesoramiento sobre sistemas distribuidos de megafonía y evacuación por voz? Contacta con nuestro departamento de soporte y estaremos encantados de resolver tus dudas.